Internet of Things: La fuente de datos del presente

En Datola siempre hablamos de datos, datos, datos… de cómo analizarlos, retorcerlos y estrujarlos para extraer toda la información de valor que esconden. Esto nos permite optimizar nuestros procesos internos o mejorar nuestras estrategias de mercado con el objetivo final de maximizar beneficios. Los datos que analizamos proceden generalmente de la interacción del usuario final con los activos digitales de la compañía. Hoy hablamos de otra forma de recolectar datos que va a cobrar cada vez más fuerza. Podríamos decir que es la fuente de datos del futuro: el llamado IoT (Internet of Things).  

IoT (Internet of Things)

Pero ¿qué es el IoT o Internet of Things? Según la Wikipedia, Internet of Things es un concepto que se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos con internet. Es decir, cualquier objeto de nuestro entorno podría potencialmente enviar datos a la nube a través de Internet utilizando tecnologías IoT. IoT es un ecosistema que hace viable la creación de soluciones y servicios basados en la comunicación entre diferentes dispositivos y aplicaciones. En un mundo donde los humanos vivimos permanentemente conectados, IoT permite que los objetos a nuestro alrededor también lo estén.

¿Para qué utilizar IoT?

La pregunta ahora es ¿para qué?. Los datos procedentes del IoT nos permite obtener información hasta ahora desconocida sobre determinados procesos o servicios no digitalizados en el pasado. El procesamiento de esos datos en tiempo real nos permite reaccionar y automatizar la ejecución de acciones. El análisis de los datos recogidos nos permite tomar decisiones desde la nube y hacer cambios en tiempo real.

Ni la relación del hombre con las máquinas ni la necesidad de recoger y  analizar información para mejorar procesos incluidos en lo que ahora llamamos transformación digital son algo nuevo. Sin embargo, a día de hoy hay algunos factores que conforman el escenario perfecto para el crecimiento de IoT:

  • la proliferación de servicios en la nube
  • la mayor capacidad de procesamiento de procesadores y microprocesadores
  • los avances en el desarrollo de software
  • la existencia de nuevas redes de comunicación

El impacto del 5G

La llegada del 5G está llamada a ser el impulso definitivo que generalizará su uso en todo nuestro entorno. Internet de las cosas será Internet de todas las cosas. La mayor capacidad de esta nueva red permitirá la conexión de un número de dispositivos que aumentará exponencialmente en los próximos años. Los datos procedentes de esos dispositivos permitirán implementar multitud de nuevos servicios que están aún por diseñar e incluso imaginar.

Evolución de conexiones móviles

Según datos de Statista, el número de dispositivos IoT conectados en el mundo crecerá de los 26,6 millones en 2019 a 75,44 millones en 2025. Para 2020 la previsión de inversión en IoT en todo el mundo era de 749 billones de dólares americanos. A pesar de que finalmente debido a la pandemia, esta inversión ha sido sensiblemente inferior, las previsiones de 1.1 trillones se mantienen para 2023. El número de plataformas IoT (libres y de pago) también se ha multiplicado en los últimos años. Las grandes como Amazon y Microsoft se han lanzado con sus propias plataformas para no perder su trozo del pastel.  

Gráfico de dispositivos conectados en el mundo
Fuente: Statista.com, Número de dispositivos conectados

IoT punto clave en la transformación digital

El IoT es ya una realidad en multitud de ámbitos. Su uso está muy extendido en sectores como la Industria; la Administración Pública (Ciudades Inteligentes y Edificios inteligentes); la Agricultura y la Ganadería; la Construcción (Gemelos Digitales); incluso a nivel doméstico (Electrodomésticos inteligentes, asistentes personales como Alexa o Google Assistant, domótica en general). Estamos ante una nueva revolución industrial que está llamada a transformar nuestra vida tanto en el ámbito laboral como en el personal. Si de la revolución industrial surgieron las fábricas y las ciudades, con esta nueva revolución está emergiendo la industria 4.0 y las smart cities. 

En todo caso no debemos pensar que esta revolución es necesaria y beneficiosa únicamente para las grandes industrias o las administraciones públicas. Proliferan proyectos en pequeñas y medianas empresas que se apoyan en el IoT para modernizar sus procesos y llevar a cabo la transformación digital. 

Ejemplo de aplicación real

Pensemos, por ejemplo, en una pequeña empresa que se dedica a la preparación y reparto de comida en colegios o centros de día. La legislación obliga a controlar la temperatura de los alimentos en toda la cadena.

El proceso manual de control y registro de temperatura se puede sustituir por sensores de temperatura en los puntos de preparación, almacenamiento y reparto. Los datos recogidos por estos sensores se pueden enviar a una plataforma IoT en la nube. Desde esa plataforma los datos se pueden visualizar. También se pueden explotar en tiempo real para la generación de alertas. E incluso exportar para la generación de informes requeridos por la legislación.

Con este sencillo proyecto se consigue automatizar la toma de medidas y la generación de informes. Se aumenta la exactitud y la cantidad de medidas realizadas. Y lo más importante, se puede anticipar la detección de problemas en cualquier punto de la cadena de manipulación de los alimentos. 

Es erróneo pensar que con este proyecto la compañía se ha transformado digitalmente, ni mucho menos. La transformación digital es un concepto mucho más amplio que debe afectar transversalmente a toda la compañía. Pero es importante llevar a cabo pequeños proyectos como el descrito. Progresivamente nos iremos acercando a esa transformación digital que será indispensable para la supervivencia del tejido empresarial en este nuevo escenario.

Arquitectura de proyectos de Internet of Things

Para finalizar este artículo introductorio sobre IoT (continuaremos hablando de ello en próximos posts) hablemos un poco de la arquitectura de este tipo de proyectos. Podemos basarnos en un modelo de capas.

Tenemos una capa de sensores, ligada al mundo real del que queremos captar información. A menudo esta información se aglutina en un gateway que se encarga de transformar los datos y de implementar los protocolos de comunicación. Dichos protocolos son necesarios para comunicarse tanto con los sensores como con la red de comunicaciones. A nivel de red tenemos disponibles múltiples tecnologías (en las que profundizaremos en próximos posts). Los datos se almacenan en la nube, en una plataforma IoT con capacidad para análisis y tratamiento de los datos recogidos. Sobre esa plataforma se pueden desarrollar las aplicaciones específicas (web, apps) con la lógica de negocio necesaria. Todas las capas de la arquitectura se deben implementar siguiendo los principios de seguridad que garanticen la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos.

Estructura en capas de proyectos IoT
Estructura en capas

Amigos de Datola, un tsunami de datos está a punto de llegar… ¿estáis preparados para coger la ola?

Dulce González
Dulce González

Me gusta buscar soluciones concretas a problemas concretos y algunas de esas soluciones se adentran en el universo IoT. Lo más importante siempre es conocer las necesidades reales del cliente y analizarlas correctamente. Y recuerda siempre: Keep it simple, stupid!

Necesitas compartirlo y lo sabes!

Deja un comentario