Me encanta el olor a Core Update por las mañanas

Qué mejor forma de comenzar la semana que ver desde primera hora una caída significativa en las ventas que no augura nada bueno.

Para las grandes empresas y agencias, que cuentan con uno o varios especialistas para cada rama del marketing, es mucho más sencillo estar al día y anticiparse a posibles cambios, pero ¿Qué pasa con las pequeñas empresas? ¿Esas en las que los equipos acaban teniendo que saber hacer un poco de todo para que el proyecto siga adelante?

Pasa que la maquinaria se pone en marcha, muchas veces, a posteriori cuando ya hay algo que se está viendo afectando. Afortunadamente, si tenemos las herramientas y un poco de visión, podemos movernos más o menos ágiles para intentar que no se hunda el barco.

pareja andando por un campo destruido en un ambiente postapocalíptico, como metáfora de core update

Llegar al trabajo un lunes y ver que las ventas han sufrido una caída notable, no suele ser la mejor forma de volver del fin de semana, pero antes de activar el PANIC MODE, lo primero es tratar de descubrir si los datos nos pueden aportar algo de información.

El primer paso es tratar de ver qué ha pasado exactamente. Ver que han caído las ventas es solo el síntoma, pero ¿Cuál es la causa?

Bueno, veamos con un ejemplo en primera persona qué pasos podemos seguir.

Paso uno: buscando al culpable

Pese a que pueda parecer un poco estúpido, el primer paso debería ser revisar que la web haya funcionado bien. Es decir, descartar que hayamos tenido alguna caída en el servidor, o un fallo de indexación de las páginas, un problema con la plataforma de pago, etc. Una vez descartado el fallo “técnico”, podemos pasar al siguiente.

En este caso, mi segundo pensamiento ha sido revisar las campañas de Google ads para ver si quizás nuestros anuncios se han mostrado menos, si tal vez la competencia ha decidido empezar alguna estrategia justo este fin de semana y nuestros potenciales clientes se han decantado por su oferta en lugar de por la nuestra, por ejemplo. Pero, las campañas estaban dando datos similares a los que daba el viernes, por lo que tampoco tiene pinta de que este fuera el problema.

Por último, ha llegado el momento de Google Search Console y su maravilloso informe de rendimiento. A primera vista, con los datos de impresiones y clics todo se veía normal, pero ¿y si añadimos al informe los datos de posición media y CTR?

Paso dos: ¿Por qué a mí?

¡BINGO! Una caída de casi 5 posiciones en dos días…

Meses de trabajo que Google borra de un plumazo…

PANIC MODE: ON

Después de hiperventilar fuerte, el siguiente paso es tratar de averiguar qué ha pasado y qué podemos hacer para solucionarlo.

Sabemos que Google ha terminado de desplegar su último Core Update hace justo un mes (19 de abril), por lo que tiene pinta de que a nosotros nos ha llegado más tarde y, en esta ocasión, de forma negativa. Otras veces las actualizaciones de Google nos han hecho subir en posicionamiento, pero esta vez nos ha tocado bajar.

¿Pero por qué? (la pregunta favorita de los analistas junto a la respuesta «depende»)

Aquí es cuando nos tenemos que centrar en buscar información referente a la última actualización para saber a qué está afectando o en qué han decidido enfocarse esta vez, y ver si nuestra web o nuestra estrategia SEO cae en alguno de los puntos.

Hemos de tener en cuenta que muchas veces la información que llega desde Google, o al menos la que llega a empresas pequeñas, suele ser bastante abierta a interpretación. Por ejemplo ¿Qué considera Google contenido de poca calidad? ¿Cuánto considera que es mucho contenido generado por IA? ¿Qué sí sería contenido útil para el usuario? (Todos puntos de referencia para esta última core update)

Paso tres: descifrando nuestro caso concreto

Vale, ya sé que me está afectando el update pero, leo la información de Google y nada me queda claro. ¿Qué hago?

Bien, una opción puede ser tratar de averiguar si existe algún patrón que esté afectando a tu sitio web. ¿Todas tus URLs han bajado posiciones o solo algunas? ¿Las que han bajado o han subido, tienen algo en común que te puedan dar una pista de cuál/es podrían ser tus próximos pasos para remontar esta caída?

En nuestro caso, tras extraer el informe con GA4 y estar revisando, vemos que no es concluyente. No existe un patrón entre las urls afectadas negativa ni positivamente. Por lo que, hay que seguir buscando.

Si nosotros ya no estamos posicionando como antes, ¿quién se ha quedado con ese puesto?

La respuesta a esta pregunta es la que nos ha permitido, en nuestro caso, encontrar el motivo para ser «sancionados». Así, tras ver que un análisis interno no nos estaba dando respuestas, decidimos realizar búsquedas en Google por las categorías de productos que más vendemos y ver qué resultados nos devolvía el buscador.

Vemos que Google nos dan unos resultados con un cambio significativo puesto que las webs con las que antes competíamos directamente, tampoco están en las posiciones habituales y, en su lugar, hay webs que normalmente siempre posicionaban por debajo. ¿Por qué? La respuesta la encontramos, de nuevo, en la documentación de Google y, en nuestro caso, en la puntuación EEAT (Experience, Expertise, Authoritativeness y Trust).

Nuestro ecommerce vende productos que se pueden considerar sanitarios pero nuestro contenido no está firmado por médicos, fisioterapeutas, especialistas en medicina… Y, sin embargo, vemos que las URLs que se están llevando las primeras posiciones (con excepción de Amazon y similares) son páginas con mucho más «authoritativeness» y, por tanto, «trust» para Google. 

Paso cuatro: plan de contingencia

Una vez encontrado el problema y qué lo está causando realmente, solo tendremos que ir adaptando nuestra estrategia SEO para tratar de recuperar esas posiciones, pero ¿qué podemos ir haciendo para paliar los efectos en las ventas?

Al final, el objetivo de un ecommerce es vender y, aunque una de las mayores ventajas del SEO es que se trata de una estrategia rentable en cuanto a coste y retorno, la desventaja es que cualquier cambio necesita tiempo para hacerse efectivo. Tiempo con el que, normalmente, pequeñas empresas no cuentan.

Así pues, vamos a ver qué posibles acciones podemos llevar a cabo para paliar las consecuencias del Update.

  1. Plantéate con qué recursos cuentas y qué costes (en tiempo y dinero) te pueden acarrear y puedes asumir.
    • Hay que mejorar el SEO para mitigar la caída que nos haya podido provocar la actualización, pero mientras tanto hay que seguir facturando.
  2. Revisa tu plan de marketing y mira a ver qué ideas tenías sobre la mesa. Quizás algunas las has estado postergando y, sin embargo, tendrían una aplicación más inmediata y con un retorno más alcanzable que recuperar varias posiciones en los buscadores, por ejemplo:
    • Si tenías pensado hacer alguna campaña de anuncios y simplemente la tenías paralizada porque era importante pero no urgente.
    • Si llevas un tiempo pensando en optimizar alguno de los marcadores de Google Ads, puede que este sea un buen momento para hacerlo.
  3. Recuerda que el posicionamiento SEO sigue. Aunque hayas caído algunas posiciones, si todavía estás teniendo ventas por SEO es porque hay usuarios que te encuentran, por lo que:
    • Revisa y plantéate si quizás te compensa realizar una optimización de texto e imágenes de cómo apareces en los resultados.
      • Cambiar el texto de categorías enteras o, incluso, planificar una nueva estrategia de SEO lleva mucho tiempo, pero hacer que tus resultados en las búsquedas sean más atractivos puede ser mucho más sencillo y, al final, lo que queremos es que el usuario llegue a nuestra tienda.
      • Tratamos de estar arriba en los resultados para tener la mayor cantidad de impresiones y clics, pero si ahora esa opción no está, al menos que la franja de usuarios que llegue a tu zona de la página de resultados te encuentre tan atractivo que no pueda evitar entrar. Esto lo podemos hacer modificando el texto que aparece, añadiendo emojis o iconos para hacerlo más atractivo, cambiando la imagen, etc.

Conclusiones

Este caso no es más que otro ejemplo de hasta qué punto tanto empresas como usuarios dependemos de Google y cómo la simbiosis entre los generadores de contenido (ecommerce, blogs, etc.) y el buscador no es tan clara y transparente como podría parecer desde fuera.

Pero eso es ya un melón para abrir en otro post. Ahora ya tenemos bastante con tratar de recuperarnos del último update y, al tiempo que tratamos de apagar ese fuego, irnos preparando porque vienen con el lanzallamas.

Pilar Aranguren
Pilar Aranguren

Con 16 me juré que no volvería a tocar un número y aquí estoy, unos cuantos años después, en un girito de guión de la vida, metida en el mundo del marketing y apasionada por el data driven marketing. Aprendiendo cada día y con muchas ganas de seguir descubriendo este apasionante mundo que nos permite jugar a ser niños de nuevo: ¿Por qué pasa esto? ¿Y aquí? ¿Y con esto otro?

Deja un comentario